MARCA 🔵 Quique despierta al Sevilla justo a tiempo – Shango Media
Football-FRONT-ESFootball-URGENT-ES

MARCA 🔵 Quique despierta al Sevilla justo a tiempo

La temporada del Sevilla se podía dividir, con los números en la mano, perfectamente en tres partes, al menos en lo que respecta al campeonato de Liga. 24 jornadas disputadas y tres entrenadores hasta la fecha, con ocho partidos cada uno a sus espaldas. José Luis Mendilibar, Diego Alonso y Quique Sánchez Flores. 23 puntos entre todos ellos, sin llegar ni siquiera a uno por partido disputado, aunque casi a mitad de marzo se ve el vaso medio lleno gracias a la dinámica de las últimas semanas, con un siete de nueve no visto anteriormente, ya que el Sevilla no había sido capaz de enganchar dos victorias consecutivas en todo el ejercicio. Quique ya lidera esa estadística de puntos con 10 en ocho partidos, siendo el que más triunfos ha conseguido (tres de cinco totales). Los otros dos fueron con Mendilibar a inicios de curso, ambos en el Sánchez-Pizjuán. Diego Alonso fue quien menos ganó (cero triunfos) y también quien menos derrotas en Liga encajó: tres. Con todo ello, y en la actual dinámica, parece que el entrenador madrileño ha dado con la techa tras mucho buscar. El Sevilla ha encontrado su camino para salir del pozo.

Y eso que Quique se encontró una situación más compleja de lo esperado, con un número de ausencias por lesión incluso mayor que ahora, cuando han vuelto a caer varios jugadores. Ha tardado en tomarle el pulso al equipo y la plantilla, probando situaciones que ya se habían demostrado inútiles, como si quisiera demostrarle a los propios jugadores que de ese modo no se podía vencer. La gestión del partido ante el Girona, dentro de sus mayores desastres. Incluso en el club se llegó a pensar y hablar que el entrenador iba demasiado por libre, haciendo su propia guerra, por momentos de espalda a las necesidades del club o señalando en exceso a la Dirección Deportiva. Sólo el tiempo daría la razón a unos u otros. Ahora Quique ha ganado adeptos a su causa. Ha encontrado un modelo donde el equipo se siente cómodo porque gana. No hay más.

Sistema de juego

Por momentos ha intentado Quique que el Sevilla jugase con más gente por delante de la pelota, que dejase de necesitar una defensa tan poblada y con tantos metros entre el centro del campo y la línea defensiva, por donde se le colaban todos los atacantes. Ha optado por un sistema híbrido que ya probó en sus primeros partidos, como en Ferrol en Copa. Defensa de cinco cuando toca defender en bloque bajo, para salir con el central zurdo como lateral y su correspondiente carrilero haciendo funciones de extremo. La pareja Acuña-Ocampos se ha demostrado como la más competitiva y fiable en este esquema. No sólo ellos lo hacen viable, ya que el trabajo del resto es encomiable.

Salida de balón

Precisamente, el Sevilla aprovecha ese esquema mixto para alejarse de los riesgos de salir jugando por dentro. Todo lo contrario de lo que priorizaba Diego Alonso y tampoco cercano a Mendilibar. Quique quiere jugar si se lo permite la presión del adversario. Sale por el lado de Acuña con la ayuda de los tres centrocampistas, quienes se acercan a la circulación de la pelota, teniendo un poco por delante la opción de Ocampos y en punta de los dos delanteros. Tres posibles receptores para dar rienda suelta al ataque. Y el mejor ejecutor: el propio Acuña.

Control de la escena

Mucho se ha hablado de las dificultades que arrastra el Sevilla toda la temporada en su centro del campo. No se encontraban soluciones reales a un agujero en el medio que iba para largo en el tiempo. Fernando y Rakitic se han marchado. Savia nueva. Soumaré ha cogido galones y Sow está creciendo en este juego de más vértigo. Así destacó en el Eintracht. Óliver ofrece trabajo y salida limpia de pelota. Tienen memorizadas a las zonas donde deben acudir para que el balón no queme, comenzando las jugadas con los centrales siempre que no sea posible un ataque rápido. Atraer (con mínimos riesgos) para buscar espacios con el balón en largo.

La delantera

Quique lleva tiempo valorando sin disimulo todo lo que le dan los jóvenes valores de la cantera del Sevilla. Le da igual si se molesta algún profesional del primer equipo. No ha dudado un segundo con Isaac. Parte del éxito de la estrella emergente en el conjunto nervionense es gracias a la confianza de un técnico que no ha dudado un segundo con él. A jugar. Encima, la vuelta de En-Nesyri posibilita que Isaac se aproveche de todo el trabajo en movimientos dentro del área del marroquí. Cuántos centros al área ha desperdiciado el Sevilla esta temporada por acudir con un rematador (por bueno que sea) ante tres marcadores. Ahora hay dos opciones y En-Nesyri sigue captando la máxima atención. Isaac aparece desde cualquier lugar. Indetectable. Presionan, ayudan en campo propio y salen como fieras a la contra. El Sevilla tiene un tesoro en sus delanteros.

Gestión de grupo

Es lo que no se ve en el terreno de juego, aunque se intuye. Aquí Quique sí ha demostrado ponerse por delante del club. Los partidos con minutos para jugadores poco implicados, como Januzaj o Rafa Mir eran un aviso a navegantes en el palco. Juego con lo que tengo hasta que no me den soluciones. Por momentos ha ido contra su propio equipo el entrenador, pero siendo siempre sincero. Le dijo a Rakitic lo que quería de él. El croata no podía. Está fuera. Ha señalado públicamente a jugadores sin compromiso. Se ha referido a los jóvenes Isaac o Kike Salas como los jugadores referenciales de presente y futuro. Y ha ganado dos partidos seguidos. Lo que necesitaba al Sevilla para salir del hoyo era ganar. Y no bajarse de esta ola. El descenso sigue amenazando, aunque hoy llueve menos que hace dos semanas sobre el Sánchez-Pizjuán.

Bouton retour en haut de la page
Fermer