LEVANTE-EMV ūüĒĶ Yana Rose, la mujer enterrada en un palacete en ruinas de Alzira en 2021, fue estrangulada por su marido con las manos – Shango Media
News-FRONT-ES

LEVANTE-EMV ūüĒĶ Yana Rose, la mujer enterrada en un palacete en ruinas de Alzira en 2021, fue estrangulada por su marido con las manos

La causa de la muerte de Yana Rose, que ten√≠a 40 a√Īos cuando fue asesinada, no ha tenido misterio alguno para los forenses valencianos que realizaron la autopsia: estrangulamiento con las manos. Sin ambages. Es la conclusi√≥n clara, concisa y argumentada de la autopsia definitiva, un amplio y extenso documento entregado hace casi un a√Īo, en mayo de 2023, por el Instituto de Medicina Legal (IML) de Val√®ncia al Juzgado de Violencia sobre la Mujer n√ļmero 1 de Algeciras (C√°diz), que ha instruido la causa.

Ahora empieza en la Audiencia Provincial de C√°diz el juicio con jurado contra su presunto verdugo, el estadounidense de origen ruso Michael Marti Hoseyni, hoy de 57 a√Īos y contra quien la Fiscal√≠a ha reunido un aluvi√≥n de pruebas gracias al trabajo, principalmente, del grupo de Homicidios de la Polic√≠a Nacional de Val√®ncia.

Enterrada en un palacete en ruinas

Tal como adelant√≥ en exclusiva Levante-EMV hace dos a√Īos, la Polic√≠a encontr√≥ el cuerpo sin vida de Yana Rose enterrado a un metro de profundidad en lo que en su d√≠a fueron los jardines de un hermoso palacete de finales del siglo XIX y que hoy es una tenebrosa ruina en el camino del Torretx√≥ de Alzira, a 200 metros del Hospital de la Ribera.

Eso sucedía el 21 de enero de 2022. Yana, rusa nacionalizada estadounidense como su presunto verdugo, había sido asesinada mucho antes y mucho más lejos. Entre el 25 y el 26 de diciembre, data la autopsia y consta en el sumario, y en un bloque de apartamentos turísticos muy cerca de Algeciras, a 750 kilómetros de València.

Estrangulada el día de Navidad

La alerta salt√≥ el mismo d√≠a del crimen, que casi con toda seguridad se produjo a primera hora de la madrugada del 26 de diciembre de 2021 (hora espa√Īola), cuando la madre de Yana la llam√≥ desde Estados Unidos, donde a√ļn era 25, para felicitarle la Navidad. En vista de que no se hizo con su hija en todo el d√≠a, acab√≥ por llamar a su yerno, con antecedentes por maltrato en su pa√≠s. Hoseyni minti√≥ descaradamente a su suegra dici√©ndole que hab√≠an discutido y que Yana hab√≠a decidido irse sola a Val√®ncia a ver a una amiga.

c√°mara de seguridad a la puerta del bloque de apartamentos lo capt√≥ el 26 de diciembre por la noche sacando el cad√°ver de Yana por los pies y meti√©ndolo en el maletero del BMW alquilado d√≠as antes en el aeropuerto de Mil√°n. Pero nadie lo sab√≠a a√ļn.

La denuncia en València: alerta absoluta

El 9 de enero, tras la desesperada petici√≥n de la madre de Yana, que llevaba diez d√≠as sin saber nada de su hija, la amiga de esta acudi√≥ a la comisar√≠a de la Polic√≠a Nacional de Abastos, en Val√®ncia, y denunci√≥ la desaparici√≥n de la mujer. El grupo de Polic√≠a Judicial de esa comisar√≠a realiz√≥ las primeras indagaciones y lleg√≥ al apartamento algecire√Īo. Pidi√≥ colaboraci√≥n a sus colegas gaditanos, lo que les brind√≥ las im√°genes trasladando el cuerpo, pero, ¬Ņd√≥nde estaba el principal sospechoso?

El rastro electrónico del verdugo

El grupo de Homicidios de Val√®ncia se sum√≥ a la investigaci√≥n. Lo primero fue pedir los datos de conexiones y tr√°fico de llamadas de los tel√©fonos de Yana y de Michael. As√≠ supieron que el m√≥vil de la v√≠ctima posicion√≥ en paralelo al del sospechoso entre C√°diz y Val√®ncia, y que dej√≥ de hacerlo en Alzira, as√≠ que ah√≠, en la capital de la Ribera, se centr√≥ la b√ļsqueda, tras descartar Murcia y Alicante, donde el presunto criminal tambi√©n hizo paradas y dio vueltas en su periplo hacia el norte, buscando llegar a Mil√°n para coger el vuelo de vuelta a Sheridan, el peque√Īo municipio pr√≥ximo a Denver (Colorado) donde resid√≠an ambos.

De hecho, la geolocalización de Google Maps en el móvil les dijo a los investigadores que ese periplo lo hizo de noche, la del 26 al 27 de diciembre, y que viajó por la AP7 siguiendo la costa.

El sospechoso ya había volado a EE UU

Sin embargo, para cuando la Polic√≠a consigui√≥ esos primeros datos, Hoseyni ya hab√≠a volado de regreso a su casa. La intensa investigaci√≥n policial, que rastre√≥ no solo los m√≥viles, sino tambi√©n las tarjetas y el GPS del coche alquilado (los datos, pedidos a la compa√Ī√≠a de alquiler por la Polic√≠a italiana y que esta tuvo que enviar despu√©s a la espa√Īola llegaron tan tarde, que lo √ļnico que hicieron fue confirmar lo que ya se sab√≠a).

Con la informaci√≥n de las tarjetas y el uso de su documentaci√≥n supieron que se aloj√≥ el 27 en un hotel de Val√®ncia, donde permaneci√≥ varios d√≠as y desde donde fue yendo y viniendo a Alzira. Seg√ļn la acusaci√≥n, dio con el escondrijo del camino de Torretx√≥ el primer d√≠a, antes de llegar a la capital del T√ļria.

La foto en la caja con las palas y el hacha

Para minimizar riesgos, depositó el cuerpo sin vida de Yana, desposeído de ropa y de cualquier efecto identificativo, en una esquina de la parcela y lo cubrió con ramaje. Luego se fue a València y se alojó en el hotel. Un día después, de camino a Alzira, paró en un híper francés de bricolaje al pie de V-31, en Massanassa, y compró una pala, un palote (herramienta de jardinería más plana que la pala), un hacha y unos guantes. La cámara de la caja en la que pagó captó perfectamente su imagen.

A partir de ahí, fue cavando la tumba a lo largo de varios días y, una vez concluida el macabro enterramiento, huyó definitivamente. Diez días después, el 21 de enero, agentes de los grupos de Homicidios de València y de la Comisaría General, que se había sumado, entre otras cosas, para coordinar a los policías valencianos y gaditanos, y un equipo mixto de Policía Científica de València y de la central, recuperaron el cadáver de Yana.

Huyendo de la cadena perpetua

La detenci√≥n de Michael Marti Hoseyni se materializ√≥ una semana m√°s tarde en el aeropuerto de Barajas, despu√©s de que, durante siete largos d√≠as, agentes de la Comisar√≠a General de Polic√≠a Judicial estuvieran en contacto permanente con el entorno del presunto asesino para convencerle de que, o bien regresaba a Espa√Īa y se entregaba, o bien acabar√≠a siendo detenido por el FBI en su pa√≠s y cumpliendo condena en una prisi√≥n estadounidense. 

Colorado aboli√≥ en 2020 la pena de muerte, la condena m√°s habitual en los homicidios agravados, pero mantiene la cadena perpetua, mientras que en Espa√Īa, el cumplimiento m√°ximo, en el peor de los casos, ser√≠a de 20 a√Īos ‚Äďlas penas por un crimen similar suelen ser bastante inferiores a ese tope m√°ximo de permanencia en prisi√≥n‚Äď.

Una semana de intensas negociaciones

As√≠ las cosas, Hoseyni contrat√≥ una abogada en Madrid que es quien cerr√≥ el acuerdo para la entrega, prevista para el 28 de enero por la ma√Īana. Agentes del grupo de Homicidios de la brigada central de Polic√≠a Judicial se trasladaron al aeropuerto madrile√Īo y, nada m√°s salir del avi√≥n, lo esposaron y condujeron a las dependencias del equipo, en el complejo policial de Canillas.

D√≠as despu√©s, sin volver a pisar suelo valenciano, ingres√≥ en la prisi√≥n del Puerto de Santa Mar√≠a por orden de la jueza de Violencia sobre la Mujer de C√°diz, en favor de quien se inhibi√≥ la de Instrucci√≥n 8 de Val√®ncia, dado que el √ļltimo domicilio en Espa√Īa en el que hay constancia de que Yana estaba viva es el de Algeciras. Y es ah√≠ donde se instruye y juzga, en cumplimiento de la ley integral de violencia sobre la mujer. Ahora, el futuro de Hoseyni est√° en manos de las nueve mujeres y hombres que forman el jurado.

Bouton retour en haut de la page
Fermer