EL PAIS ūüĒĶ Vida, ascenso y ca√≠da de las Poquianchis: Luis Estrada lleva a la televisi√≥n la historia de las asesinas m√°s despiadadas de M√©xico – Shango Media
News-FRONT-ES

EL PAIS ūüĒĶ Vida, ascenso y ca√≠da de las Poquianchis: Luis Estrada lleva a la televisi√≥n la historia de las asesinas m√°s despiadadas de M√©xico

‚ÄúAlgunos de los acontecimientos que aqu√≠ se narran son reales. Todos los personajes son imaginarios‚ÄĚ. Con esa clara advertencia inicia Las muertas (1977), novela de Jorge Ibarg√ľengoitia y un cl√°sico de la literatura mexicana, que en un formato de reportaje novelado narra las estafas, trata de mujeres, entierros clandestinos y asesinatos del siniestro reino de las hermanas Serafina y Arc√°ngela Baladro. La historia fue inspirada en el caso real de Mar√≠a del Jes√ļs y Delfina Gonz√°lez Valenzuela que, a finales de los cuarentas y principios de los sesenta, regentearon prost√≠bulos en los estados de Jalisco y Guanajuato. Tras descubrirse c√≥mo traficaron, esclavizaron y mataron a decenas de mujeres, y tambi√©n a algunos clientes de los burdeles, fueron bautizadas como Las Poquianchis, las asesinas m√°s despiadas del siglo XX en M√©xico.

El director Luis Estrada, presente en los estudios Churubusco de Ciudad de M√©xico, con una vestimenta casual, sonriente y con gafas de sol, cuenta que llevar Las muertas al cine fue un proyecto con el que so√Īaba desde que ten√≠a 15 a√Īos. La obsesi√≥n naci√≥ en 1976 cuando su padre y realizador, Jos√© Estrada, trabajaba en la adaptaci√≥n de Maten al le√≥n, basada en otra novela del escritor guanajuatense.

En ese momento se sumergi√≥ en la bibliograf√≠a de Ibarg√ľengoitia, pero siempre regresaba a Las muertas, una obra que admite haber le√≠do m√°s de 40 veces, que manten√≠a al lado del bur√≥ y que cada vacaci√≥n era parte de su equipaje. ‚ÄúMe llevaba uno que no hab√≠a le√≠do, pero si por alguna raz√≥n no me gustaba, regresaba y le√≠a Las muertas, como tambi√©n lo hice con otros libros, que son como una red de seguridad, porque sabes que vas a volver a algo que te encanta‚ÄĚ, afirma Estrada.

A lo largo de su carrera, intent√≥ obtener en m√°s de una ocasi√≥n los derechos de la obra, pero sin suerte. Estrada ha logrado materializar el proyecto tras hacer las paces con Netflix, empresa que produjo su m√°s reciente pel√≠cula, ¬°Que viva M√©xico!, y con la que rompi√≥ relaciones tras desaveniencias respecto a la estrategia de distribuci√≥n de la misma. La reconciliaci√≥n lleg√≥ en forma de los derechos del proyecto de sus sue√Īos, pero con una propuesta que pondr√≠a a meditar al realizador sobre su forma de concebir al audiovisual y al cine.

Algunos integrantes del elenco de 'Las muertas': Francisco Ramos, Sandra Solares, Alfonso Herrrera, Paulina Gaytán, Arcelia Ramírez y Joaquín Cosío, junto al director (arriba derecha).
Algunos integrantes del elenco de ‘Las muertas’: Francisco Ramos, Sandra Solares, Alfonso Herrrera, Paulina Gayt√°n, Arcelia Ram√≠rez y Joaqu√≠n Cos√≠o, junto al director (arriba derecha).Aggi Gardu√Īo

Estrada llevaba a√Īos haciendo ejercicios de adaptaci√≥n de la obra, pero siempre la consider√≥ ‚Äúdemasiado grande y ambiciosa‚ÄĚ para meterse en una pel√≠cula, aun m√°s extensa que las m√°s de tres horas que dur√≥ ¬°Que viva M√©xico!. Por lo mismo, Francisco Ramos, vicepresidente de contenidos para Latinoam√©rica de Netflix, le propuso hacer una serie. Le respondi√≥ ‚Äúyo no soy seriero. Las series son televisi√≥n. Yo soy un purista del cine‚ÄĚ. El tambi√©n director de La ley de Herodes cuenta que, incluso, lleg√≥ a conversar con su colega Alfonso Cuar√≥n y le plant√≥ la duda: ‚Äú¬ŅDeja uno de ser cineasta si transita al mundo de las series, de las plataformas?‚ÄĚ.

No dio a conocer la respuesta del director de Roma, pero Estrada es consciente c√≥mo los h√°bitos de consumo han cambiado en los √ļltimos a√Īos respecto al consumo de cine y entretenimiento. ‚ÄúMe hubiera gustado ser un dinosaurio viviente y quedarme pensando en el cine, en celuloide, con c√°maras que hac√≠an ruido, y en blanco y negro. El mundo cambia y si uno no se adapta, se extingue, como les pas√≥ a los dinosaurios. Entonces, como no me quiero extinguir todav√≠a, pues dije, es momento de hablarlo‚ÄĚ, complementa.

Estrada, acompa√Īado de las actrices Arcelia Ram√≠rez y Paulina Gayt√°n, que dar√°n vida a las hermanas Baladro, adem√°s de Alfonso Herrera y Joaqu√≠n Cos√≠o, como el Capit√°n y el general Bedoya, c√≥mplices de las asesinas, cuenta que pudo percatarse hace muchos a√Īos que lo que Ibarg√ľengoitia hab√≠a escrito era casi un guion. Lo √ļnico que faltaba era filmarla.

‚ÄúIbarg√ľengoitia escrib√≠a con im√°genes, m√°s que con conceptos abstractos, con reflexiones, con mon√≥logos interiores. Casi puedes filmar una de sus novelas como est√° escrita. Tiene tal nivel de detalle en la descripci√≥n, de los lugares, de los personajes, tiene tal eficacia de dialogar y de comunicarse con ellos y curiosamente tiene una estructura muy cinematogr√°fica. Llegamos a la conclusi√≥n que lo mejor era hacer una serie de seis pel√≠culas. Para m√≠ era esencial que quien conociera la novela la encontrara en nuestra serie de pel√≠culas y quien viera la serie de pel√≠culas y quisiera ir a la novela, pudiera reconocerla‚ÄĚ, afirma el director.

La serie, una adaptaci√≥n m√°s que se suma a la apuesta de Netlix por llevar cl√°sicos de la literatura a la pantalla, como Cien a√Īos de soledad o Pedro P√°ramo, comenzar√° con el rodaje la segunda quincena de febrero en locaciones como Guanajuato, San Luis Potos√≠, Veracruz, Ciudad de M√©xico y en los estudios Churubusco. La productora y el director no han dado a conocer una fecha tentativa para el estreno.

Estrada, fiel a su estilo sat√≠rico, que se ha visto reflejado pel√≠culas como El infierno (2010) o La dictadura perfecta (2014), en las que pone a la sociedad mexicana frente a sus peores fantasmas, apela en Las muertas al humor negro, con el mismo tono y la forma en la que Ibarg√ľengoitia cre√≥ y dibuj√≥ un pa√≠s frente a un ‚Äúespejo desalmado‚ÄĚ que parece seguir reflejando todos los males a los que enfrenta. Cuestionado sobre qu√© es lo que aporta una adaptaci√≥n de este tipo en tiempos en los que la violencia est√° al alza en Mexico por los casos de feminicidio, desapariciones, trata de blancas y altos √≠ndices de violencia como los de Guanajuato, donde ocurrieron los hechos del libro hace d√©cadas, el realizador responde: ‚ÄúEsa es la esencia de la s√°tira y es mi g√©nero favorito, como espectador y como creador‚ÄĚ.

Estrada aclara que no se trata de crear algo did√°ctico y que, literalmente, ni siquiera √©l puede asumir darle otro sentido a lo que el escritor de Guanajuato quiso dar con su relato. ‚ÄúImpl√≠citamente lo que hay es una cr√≠tica demoledora a este pa√≠s, a sus instituciones. ¬ŅCreen que las hermanas Baladro, las Poquianchis en la vida real, hayan podido existir? Solo se dio en un caldo de cultivo, de complicidad, de impunidad y de colusi√≥n con las autoridades por la corrupci√≥n que sigue habiendo en este pa√≠s. Entonces, creo que eso hace a Las muertas un tema de una actualidad feroz‚ÄĚ, concluye.

Suscr√≠base aqu√≠ a la newsletter de EL PA√ćS M√©xico y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este pa√≠s

Bouton retour en haut de la page
Fermer