EL PAIS ūüĒĶ Si este autob√ļs frena, explotar√°: ‚ÄėSpeed‚Äô, la pel√≠cula que cambi√≥ el cine de acci√≥n hace 30 a√Īos – Shango Media
General-ES

EL PAIS ūüĒĶ Si este autob√ļs frena, explotar√°: ‚ÄėSpeed‚Äô, la pel√≠cula que cambi√≥ el cine de acci√≥n hace 30 a√Īos

Antes de la era de las franquicias infinitas, una pel√≠cula original pod√≠a abrirse paso en la taquilla simplemente a partir de un reclamo argumental. Lo que en el mundo del guion en Hollywood llaman high concept: una propuesta que puede venderse, tanto a ejecutivos como a espectadores, en una frase. En el caso de Speed: M√°xima potencia, estrenada en EE UU el 10 de junio de 1994 y en Espa√Īa el 5 de agosto, la idea de ‚Äúun autob√ļs que explota si baja de 80 kil√≥metros por hora‚ÄĚ (o como la rebautizaron en Los Simpson, cuando Homer se refiri√≥ a ella como El autob√ļs que no pod√≠a ir m√°s despacio) fue suficiente para, en el verano de El rey le√≥n y Forrest Gump, convertirla en uno de los grandes √©xitos del cine de acci√≥n de los noventa. Al frente, un actor entonces poco asociado al g√©nero, Keanu Reeves, que se convertir√≠a en una de sus figuras m√°s influyentes, acompa√Īado de una estrella en ciernes, Sandra Bullock, y una autoridad mundial en villanos pasados de rosca, Dennis Hopper.

Estructurada en tres largas secuencias de acci√≥n ‚Äďaparte del grueso en el veh√≠culo, sus m√°s de 20 minutos iniciales tienen lugar en un ascensor tambi√©n con bomba y hay otro cl√≠max de 15 minutos en un tren explosivo, porque el estudio, Fox tem√≠a que el escenario del autob√ļs se quedara corto‚Äď, Speed planteaba un espect√°culo en perpetuo movimiento. M√°s all√° del juego del gato y el rat√≥n entre el polic√≠a y el terrorista que pone bombas interactivas en venganza por la pensi√≥n que le qued√≥ como, oportunamente, experto en bombas, en el desarrollo de Speed no paran de surgir imprevistos cada vez m√°s disparatados: una bala perdida alcanzando al conductor y obligando a una pasajera inexperta a tomar el volante, un trozo de carretera sin construir que el bus debe saltar acelerando o un carrito de beb√© atropellado que resulta contener latas.

Debut en la direcci√≥n del neerland√©s Jan de Bont, Speed encontr√≥ en el peculiar carisma de Keanu Reeves una de sus bazas. Con Le llaman Bodhi (1991) como escaso precedente en la acci√≥n, Reeves era un rostro alternativo de la generaci√≥n X, que hab√≠a destacado en dramas de autor como Mi Idaho privado (1991) o en comedias juveniles de nicho como Las alucinantes aventuras de Bill y Ted (1989). Tambi√©n tocaba el bajo en su propio grupo grunge, Dogstar, a√ļn en activo. La incursi√≥n en el gran presupuesto con Dr√°cula de Bram Stoker (1992) no le fue bien: su papel como Jonathan Harker fue lo m√°s criticado de la pel√≠cula de Coppola.

Sandra Bullock promocionando la película 'Speed' en junio de 1994.
Sandra Bullock promocionando la pel√≠cula ‘Speed’ en junio de 1994.Ron Galella, Ltd. (Ron Galella Collection via Getty)

Fichado por De Bont debido a su aspecto ‚Äúvulnerable‚ÄĚ, el actor lleg√≥ a Speed inseguro de sus dotes como h√©roe de blockbuster y a ello se sum√≥ una tragedia personal: la muerte de su amigo √≠ntimo River Phoenix en octubre de 1993, en plena producci√≥n. ‚ÄúLe afect√≥ emocionalmente y se volvi√≥ muy callado‚ÄĚ, contaba el cineasta en un art√≠culo de 1994 en Entertainment Weekly titulado Keanu Reeves, ¬Ņla pr√≥xima estrella de acci√≥n?, donde la periodista Melina Gerosa vaticinaba, por las cortantes respuestas del actor en la entrevista, que ‚Äúsi Reeves se convierte en estrella de acci√≥n, ser√° la m√°s t√≠mida de la historia‚ÄĚ. Sandra Bullock, en el mismo reportaje, reconoc√≠a su curiosidad por aquel misterioso tipo torturado: ‚ÄúCreo que hay mucho dolor en √©l. Le veo irse solo y hay un atisbo de tristeza en sus ojos, pero se lo guarda para s√≠, y eso hace que quieras saber a√ļn m√°s‚ÄĚ.

‚ÄúRompi√≥ el molde de lo que pod√≠a ser una estrella de acci√≥n‚ÄĚ, dice a ICON el periodista y cr√≠tico Chris Barsanti. ‚ÄúAntes de Speed, sol√≠an ser estoicas, musculosas y muy seguras de s√≠ mismas, como Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone o Clint Eastwood. [Reeves] No es el tipo grande que ha estado entrenando en el gimnasio y tiene una pistola enorme de la que echar mano. Hay una transparencia en su actuaci√≥n, la gente del autob√ļs puede verle resolviendo el problema y eso les da m√°s confianza que si hubiera fingido tenerlo resuelto todo el tiempo. Su atractivo se debe, en parte, a que es el desvalido‚ÄĚ.

Chris Barsanti es el autor de What Would Keanu Do?: Personal Philosophy and Awe-Inspiring Advice from the Patron Saint of Whoa (¬ŅQu√© har√≠a Keanu? Filosof√≠a personal y consejos inspiradores del santo patr√≥n del alucine, 2020, in√©dito en Espa√Īa), consagrado a la filosof√≠a del actor y su reconversi√≥n en adorado icono, gracias a su considerable ristra de pel√≠culas emblem√°ticas y su imagen p√ļblica. Reeves es ahora visto como una de las estrellas m√°s humanas de Hollywood, sin miedo a mostrarse triste en p√ļblico al tiempo que exhibe una pasi√≥n contagiosa por sus proyectos de artes marciales, animaci√≥n, videojuegos o literatura. Tambi√©n alguien que, en contra de lo que pudiera preverse antes de Speed, acab√≥ dictando las tendencias imperantes en el cine de acci√≥n con Matrix (1999) y John Wick (2014), gracias a su respetuosa y entregada dedicaci√≥n a las coreograf√≠as o su aprendizaje con el especialista Chad Stahelski. En 2013 dirigi√≥ su propia pel√≠cula del g√©nero, El poder del Tai Chi.

Keanu Reeves conduciendo por Santa Monica con su banda Dogstar en 1994.
Keanu Reeves conduciendo por Santa Monica con su banda Dogstar en 1994.Denny Keeler (Getty Images)

‚ÄúCada una de estas pel√≠culas marc√≥ un punto de inflexi√≥n en el cine de acci√≥n. Fueron copiadas, pero nunca igualadas‚ÄĚ, explica Barsanti. ‚ÄúEs parecido a lo que Bruce Willis, antes conocido por la comedia televisiva Luz de luna [1985], hizo con Jungla de cristal [1988], en la que tambi√©n era un tipo normal y corriente. En lugar de abrirse paso a golpes, Reeves es la encarnaci√≥n del zen cinematogr√°fico. Se queda quieto, estudia el paisaje y, cuando act√ļa, se mueve con inteligencia y rapidez. Hay una econom√≠a en sus movimientos, ning√ļn esfuerzo desperdiciado, que en ciertas escenas, como el tiroteo en las escaleras de Par√≠s de John Wick 4 [2023], es como ver ballet‚ÄĚ. ¬ŅAlguna lecci√≥n filos√≥fica que extraer de Speed? ‚ÄúPuede que no sea mucho m√°s que un thriller contrarreloj magn√≠ficamente ejecutado, pero est√° lejos de ser descerebrada. Aunque ‚Äėdispara al reh√©n‚Äô [un dilema recurrente que el protagonista y su compa√Īero polic√≠a enuncian] es una idea terrible en la vida real, en Speed sirve como interesante est√≠mulo que anima a pensar fuera del paradigma y buscar respuestas en lugares sorprendentes‚ÄĚ.

Alumno aventajado

Si bien Speed: M√°xima potencia fue su primera pel√≠cula como director, Jan de Bont no apareci√≥ de la nada. Ten√≠a a sus espaldas un impresionante curr√≠culum como director de fotograf√≠a de algunas de las pel√≠culas m√°s relevantes de finales del siglo XX, especialmente al servicio del tambi√©n neerland√©s Paul Verhoeven y el estadounidense John McTiernan. Fue el responsable de las texturas de Delicias turcas (1973), Los se√Īores del acero (1985), Jungla de cristal, La caza del Octubre Rojo (1990) o Instinto b√°sico (1992). McTiernan, que sent√≠a que Speed era ‚ÄúJungla de cristal en un autob√ļs‚ÄĚ, fue quien recomend√≥ a De Bont para el trabajo, despu√©s de rechazarlo √©l.

‚ÄúQuer√≠amos dar una nueva vida a las pel√≠culas de acci√≥n, porque en aquel momento se hab√≠an vuelto rancias, planas y repetitivas. Quer√≠amos cambiar las cosas‚ÄĚ, contaba en 2020 Jan de Bont al medio Collider, a prop√≥sito del estilo que forj√≥ junto a McTiernan desde Jungla de cristal, ‚Äúcon una c√°mara m√°s libre y solo tres escenarios, fluyendo de uno a otro y con los actores haciendo de verdad muchas de las acrobacias‚ÄĚ. ‚ÄúSe trataba de buscar el punto de vista del p√ļblico, crear la sensaci√≥n de que la c√°mara tiene algo de vida, no est√°tica y clavada al suelo. La c√°mara adopta la posici√≥n de alguien que quiere saber m√°s, que quiere ver m√°s, como si investigase‚ÄĚ, profundizaba.

Keanu Reeves, Sandra Bullock y Dennis Hopper durante el rodaje de 'Speed'.
Keanu Reeves, Sandra Bullock y Dennis Hopper durante el rodaje de ‘Speed’.mptvimages.com

La carrera del ya octogenario Jan de Bont como cineasta no fue, sin embargo, tan brillante como la que tuvo como director de fotograf√≠a. Retirado del cine desde hace m√°s de 20 a√Īos, solo firm√≥ cinco pel√≠culas, entre ellas una secuela de su √©xito, Speed 2 (1997), enormemente vilipendiada. En dicha continuaci√≥n no volvi√≥ Keanu Reeves y la protagonista pas√≥ a ser Sandra Bullock, ya con la fama suficiente para encabezar carteles. Pese al encomiable esfuerzo de la actriz, el guion de la secuela le hac√≠a un flaco favor: en vez de colocarla como hero√≠na de la funci√≥n, en Speed 2 volv√≠a a ejercer de alivio c√≥mico al lado de un polic√≠a distinto, esta vez Jason Patric, con el que manten√≠a un nuevo romance. El desbarajuste en el tono (se supone que Bullock es la protagonista, pero no asume realmente el peso de la trama) y un giro argumental demasiado pasado de vueltas (se repite el concepto en un crucero, esta vez con un trabajador resentido con la compa√Ī√≠a despu√©s de que su sangre se envenenara de cobre, interpretado por Willem Dafoe) condenaron la pel√≠cula y deslucieron sus muy competentes secuencias de acci√≥n y dise√Īos de escenarios.

La qu√≠mica entre Bullock y Patric tampoco era comparable a la de la primera pel√≠cula con Reeves. En una entrevista con Ellen DeGeneres en 2018, la actriz confes√≥ haberse llegado a enamorar de su compa√Īero: ‚ÄúEra muy dulce y muy guapo, me costaba mantenerme seria. Pero supongo que algo de m√≠ no le gustaba‚ÄĚ. Keanu Reeves recogi√≥ el guante un a√Īo despu√©s frente a la misma entrevistadora, cuando le pregunt√≥ si en el rodaje se dio cuenta de que a Sandra Bullock le atra√≠a: ‚ÄúNo, al igual que obviamente ella tampoco se dar√≠a cuenta de que me atra√≠a a m√≠‚ÄĚ. Cuando Esquire consult√≥ despu√©s a la actriz para ahondar en el cotilleo, la estrella de Gravity (2013) explic√≥ as√≠ su falta de entendimiento afectivo: ‚ÄúTe vuelve loca. Cuando le conoc√≠, yo no paraba de hablar, para que se sintiera c√≥modo. Y cuanto m√°s parloteaba yo, m√°s se callaba √©l. Y yo pensaba: ‚Äė¬°No entiendo qu√© le pasa! Me mira con ojos de confusi√≥n. Est√° callado. ¬ŅHe dicho algo que le ha ofendido?‚Äô. Y entonces, d√≠as despu√©s, llegaba con una nota o un peque√Īo paquete, y dec√≠a: ‚ÄėHe pensado en lo que dijiste el otro d√≠a‚Äô. Y te daba su respuesta‚ÄĚ.

En la ficci√≥n, el romance entre los personajes era tratado con iron√≠a mediante el mantra, repetido por ambos, de que ‚Äúlas relaciones basadas en experiencias muy intensas no son duraderas‚ÄĚ. Fue una de las muchas aportaciones no acreditadas de Joss Whedon, el creador de Buffy cazavampiros (1997), a quien el guionista Graham Yost atribuy√≥ ‚Äúel 98,9%‚ÄĚ de los di√°logos. En su reescritura, Whedon tambi√©n recogi√≥ la petici√≥n de Reeves de acercarse a los SWAT, para que el modelo de h√©roe fuera m√°s educado y menos fanfarr√≥n, as√≠ como elimin√≥ el gran giro de la pel√≠cula: el compa√Īero polic√≠a, interpretado por Jeff Daniels, iba a estar compinchado con el terrorista. Yost, de todas formas, recicl√≥ la idea en su siguiente pel√≠cula, Broken Arrow: Alarma nuclear (1996).

Treinta a√Īos despu√©s de Speed, Reeves y Bullock, adem√°s de declararse tard√≠amente el uno al otro, han mostrado su disposici√≥n a actuar en otra secuela, que de momento no est√° anunciada. La pel√≠cula no ha ca√≠do en el olvido y ha penetrado en la cultura popular, con referencias frecuentes en todo tipo de producciones: por ejemplo, la espa√Īola Todos los nombres de Dios (2023), de Daniel Calparsoro y con Luis Tosar, homenajeaba su argumento y tomaba generosos pr√©stamos, especialmente en su resoluci√≥n. Y el trabajo de Jan de Bont sigue claramente de actualidad, con el estreno el 17 de julio de Twisters, una actualizaci√≥n de su pel√≠cula Twister (1996), cl√°sico del cine de cat√°strofes de la d√©cada. La demostraci√≥n de que la impronta del neerland√©s, por ef√≠mera que fuese su carrera como director, perdura.

Puedes seguir ICON en Facebook, X, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Bouton retour en haut de la page
Fermer