EL PAIS đŸ”” Los Goya 2024: nuestra gala soñada – Shango Media
News-FRONT-ES

EL PAIS đŸ”” Los Goya 2024: nuestra gala soñada

Como todos los lunes, el 30 de octubre, abrĂ­ el ordenador dispuesta a teclear para este periĂłdico. Se acababa de anunciar que Ana BelĂ©n y los Javis presentarĂ­an los Goya, asĂ­ que decidĂ­ dedicarles la columna. EscribĂ­ —perdĂłn por la autocita—: “Hacer los Goya es un regalo envenenado. Y ni regalo. Cada año los que la seguimos ponemos nuestra (poquita) fe en que saldrĂĄ bien, pero casi siempre la cosa termina, por ser benevolente, de aquella manera. Es como enamorarse. No depende solo de uno —ni aunque asĂ­ fuera—”. Aun asĂ­, el anuncio de sus nombres —de eso iba el texto— era un motivo para la esperanza: “Pero si alguien puede caer de pie son los Javis y Ana BelĂ©n. Al final, es como enamorarse. A veces sale bien”.

Horas despuĂ©s de enviar esa columna y horas antes de que se publicara recibĂ­ una llamada. Era Ángel Custodio, de Gestmusic. Me ofrecĂ­a formar parte del equipo de guion de la gala de los Goya. Los Javis me habĂ­an recomendado, nunca se lo podrĂ© agradecer lo suficiente. No lo harĂ­a sola, pero aĂșn no podĂ­a decirme con quiĂ©n mĂĄs, tenĂ­a que aprobarnos la Academia. Nunca habĂ­a escrito una gala, sabĂ­a que necesitaba cerca a alguien que sĂ­. Mi compañera soñada era Pilar de Francisco. No la conocĂ­a personalmente, pero su estupendo trabajo en las galas de los Feroz la avalaba. Una semana despuĂ©s, recibĂ­ otra llamada: confirmada. Y mi compañera serĂ­a Pilar. A esas alturas empecĂ© a fantasear con pedirle al cielo un millĂłn de euros y extender la mano por si me caĂ­a un cheque. Pero me cayĂł algo mejor, una de las experiencias mĂĄs gratificantes de mi vida.

Unas cuantas reuniones y separatas después, llegó la primera lectura de guion. Conocer a Ana Belén, ese privilegio. Y la lección vital que ha supuesto ver convivir con su propia inseguridad a una de las mujeres mås talentosas que he tenido cerca. Y en un parpadeo nos plantamos en Valladolid. Los ensayos, el engranaje, la cuenta atrås.

Los Javis empezaron los Goya fantaseando con su gala soñada. Yo estaba viendo la mía. Igual que cuando rindieron tributo a las galas que vieron desde su casa, las mismas que alimentaron mi vocación de guionista. Me equivoqué del todo: no era un regalo envenenado, ha sido uno de los mås bonitos de mi vida. Al final, fue como enamorarse. A veces sale bien.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletĂ­n de televisiĂłn

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y anĂĄlisis, ademĂĄs de las recomendaciones y crĂ­ticas de nuestros periodistas

APÚNTATE

SuscrĂ­bete para seguir leyendo

Lee sin lĂ­mites

_

Bouton retour en haut de la page
Fermer