EL PAIS ūüĒĶ Iv√°n Iv√°novich, el mu√Īeco que conquist√≥ el espacio dos veces – Shango Media
General-ES

EL PAIS ūüĒĶ Iv√°n Iv√°novich, el mu√Īeco que conquist√≥ el espacio dos veces

Uno de los h√©roes menos conocidos que contribuyeron en la exploraci√≥n espacial fue Iv√°n Iv√°novich y as√≠ se le reconoce en varios museos del mundo. El peque√Īo detalle es que, a pesar de su aspecto, Iv√°n Iv√°novich (al que en castellano podr√≠amos llamar Juan Nadie) no es una persona, sino un maniqu√≠, pero el maniqu√≠ m√°s importante en la carrera espacial.

En plena Guerra Fr√≠a, la conquista del espacio fue un √©pico duelo entre sovi√©ticos y estadounidenses, en la que los sovi√©ticos ganaron casi todas las batallas, pero perdieron la guerra de conquistar la Luna. La forma en la que afrontaron la carrera tambi√©n fue muy diferente en ambos lados. En Estados Unidos no desaprovecharon el tir√≥n publicitario y convirtieron a los aspirantes a astronauta en h√©roes medi√°ticos. Muchos de los detalles, progresos y participantes eran conocidos y publicitados, as√≠ como la identidad del jefe del programa, el alem√°n Wernher von Braun, un antiguo nazi, dise√Īador de los misiles bal√≠sticos V2 que hab√≠an asolado Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial. En el otro lado del mundo, el programa espacial sovi√©tico estaba rodeado de secretos y de desinformaci√≥n. Los √©xitos se comunicaban en ruedas o notas de prensa de la agencia TASS, donde la informaci√≥n se suministraba con cuentagotas. Una t√°ctica habitual era que la persona que comparec√≠a en la rueda de prensa como presunto responsable del programa espacial realmente ten√≠a una relaci√≥n tangencial con el programa y no conoc√≠a apenas nada de lo que se estaba anunciando. As√≠ se aseguraban de que no se filtrara ninguna informaci√≥n sensible. Mucho tiempo despu√©s supimos que el responsable del programa espacial sovi√©tico fue Sergu√©i Koriolov, un brillante ingeniero que hab√≠a pasado varios a√Īos en un gulag estalinista y que hab√≠a sido rehabilitado en el a√Īo 1957 cuando la Uni√≥n Sovi√©tica requiri√≥ de su talento.

Los sovi√©ticos fueron los primeros en poner un objeto a orbitar la Tierra (el Sp√ļtnik) y los primeros en poner a un hombre en √≥rbita. Esos dos logros fueron bastante complicados y requirieron muchas pruebas y ensayos que se hicieron en el mayor de los secretos. Para realizar uno de estos vuelos previos a poner a un hombre en √≥rbita, se dise√Ī√≥ un maniqu√≠, bautizado como Iv√°n Iv√°novich. Seg√ļn los que trabajaron en el programa, ten√≠a un aspecto inquietantemente humano, y unas pesta√Īas tan realistas que parec√≠an sacadas de una pel√≠cula de terror.

Iv√°n Iv√°novich hizo dos vuelos al espacio, por lo que se puede considerar el primer objeto antropom√≥rfico que estuvo en √≥rbita y el primero que repiti√≥. En su viaje no iba solo. Llevaba cultivos microbianos, ratones, lagartos y conejillos de Indias para probar el efecto sobre organismos biol√≥gicos del espacio exterior. Tambi√©n llevaba entre el traje espacial y su pecho un radiocasete que transmit√≠a canciones populares sovi√©ticas, para asegurarse que durante todo el vuelo pudieran o√≠r a los astronautas. Uno de los mayores temores de los sovi√©ticos era que si el maniqu√≠ era encontrado por alguien ajeno al equipo de rescate pudiera ser confundido con un esp√≠a occidental, y siguiendo las indicaciones del partido, le pegaran una paliza. Hay que recordar que unos pocos a√Īos antes el piloto Gary Powers hab√≠a ca√≠do en territorio sovi√©tico mientras realizaba una operaci√≥n de espionaje. Para evitar esto, escribieron la palabra ‚ÄúMaket‚ÄĚ (maniqu√≠) sobre su casco. Su primer viaje se consider√≥ un √©xito, incluyendo su eyecci√≥n y aterrizaje en paraca√≠das‚Ķ, aunque el m√≥dulo de frenado no se desprendi√≥ como deb√≠a y qued√≥ enganchado por un cable, por lo que durante unos minutos los dos m√≥dulos del Vostok estuvieron girando como dos zapatillas enredadas por los cordones.

Para el segundo vuelo se le cambi√≥ la cabeza. La anterior hab√≠a quedado da√Īada en el primer vuelo, y parece ser que le hab√≠an hecho fotos con un cigarrillo, lo que le hab√≠a provocado alguna quemadura. Este cambio no suaviz√≥ un √°pice su aspecto inquietante. En la grabaci√≥n se incluy√≥, adem√°s de las consabidas canciones populares, la receta de una sopa de col, se supone que para despistar al enemigo. Este segundo vuelo funcion√≥ bastante mejor, aunque se cumplieron los presagios y al aterrizar fue atacado por los campesinos que lo confundieron con el cad√°ver de un esp√≠a, aunque los miembros del programa espacial llegaron a tiempo para rescatarlo. Todo un h√©roe‚Ķ de caucho.

El verdadero Iv√°n

‚ÄĒ El final de Iv√°n Iv√°novich estuvo a la altura de los servicios prestados. En 1993 fue subastado en Sotheby‚Äôs y el multimillonario Ross Perot lo adquiri√≥ por 189.500 d√≥lares. Se expuso en el museo nacional aeroespacial en Washington desde 1997 hasta el a√Īo 2017, en el que se reintegr√≥ a la colecci√≥n personal de su propietario.

‚ÄĒ Pero la desinformaci√≥n sovi√©tica sigue siendo muy efectiva actualmente. En el cosm√≥dromo de Baikonur se exhibe otro Iv√°n Iv√°novich del que se alega que fue el que realmente hizo el primer vuelo de prueba el 25 de marzo de 1961 y que fue donado por el propio Koriolov. Decida el lector cu√°l es el aut√©ntico.

J. M. Mulet es catedrático de Biotecnología.

Bouton retour en haut de la page
Fermer