EL PAIS ūüĒĶ Gas, exportaciones y migraci√≥n: Espa√Īa y Argelia, una relaci√≥n mucho m√°s all√° de la vecindad – Shango Media
News-FRONT-ES

EL PAIS ūüĒĶ Gas, exportaciones y migraci√≥n: Espa√Īa y Argelia, una relaci√≥n mucho m√°s all√° de la vecindad

El ministro de Asuntos Exteriores, Jos√© Manuel Albares, con el presidente de Argelia, Abdelmayid Teb√ļn, durante su √ļltima visita a Argel, en octubre de 2021, en una imagen cedida por el Ministerio de Asuntos Exteriores.
El ministro de Asuntos Exteriores, Jos√© Manuel Albares, con el presidente de Argelia, Abdelmayid Teb√ļn, durante su √ļltima visita a Argel, en octubre de 2021, en una imagen cedida por el Ministerio de Asuntos Exteriores.MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES (Europa Press)

Viajes como el que pensaba hacer este lunes el ministro de Exteriores, Jos√© Manuel Albares, a Argelia se preparan al detalle y con semanas de antelaci√≥n. La visita simbolizaba un nuevo comienzo una vez superada al crisis diplom√°tica que provoc√≥ el respaldo espa√Īol a las posiciones marroqu√≠es para el S√°hara Occidental. El deshielo tras un periodo de tensi√≥n que se desat√≥ hace ya 20 meses. Pero a √ļltima hora del domingo, a menos de 12 horas de que despegase el avi√≥n que llevar√≠a al ministro, su equipo y un grupo de periodistas a Argel, el viaje se trunc√≥. La causa, seg√ļn la explicaci√≥n oficial espa√Īola, fueron ‚Äúmotivos de agenda argelina‚ÄĚ. En concreto, seg√ļn explicaron fuentes diplom√°ticas, Albares ten√≠a previsto un encuentro con el presidente Abdelmajid Teb√ļn, pero este se suspendi√≥. Y con √©l, el viaje, que ha sido aplazado a una fecha a√ļn sin concretar.

En el ministerio de Exteriores aseguran que el viaje se reanudar√°, aunque, mientras, quedan pendientes algunos asuntos que son cruciales para ambos pa√≠ses. Argelia, aliado de los saharauis y rival de Marruecos, retir√≥ a su embajador en Madrid cuando se hizo p√ļblica la carta en la que Pedro S√°nchez remiti√≥ al rey de Marruecos, Mohamed VI, el 14 de marzo de 2022. En ella afirmaba que Espa√Īa consideraba la propuesta marroqu√≠ de autonom√≠a para el S√°hara como ‚Äúla base m√°s seria, cre√≠ble y realista‚ÄĚ.

En una respuesta escalada, Argel congel√≥ las operaciones comerciales con Espa√Īa, redujo conexiones a√©reas y dej√≥ de aceptar el retorno de sus nacionales que emigran a Espa√Īa de forma irregular. Seis meses antes, en plena crisis diplom√°tica con Marruecos, las autoridades argelinas hab√≠an suspendido uno de los dos gasoductos que llevaban este combustible a la Pen√≠nsula ‚ÄĒel que atraviesa el pa√≠s vecino‚ÄĒ, fiando todo el flujo al Medgaz, que conecta la costa argelina con Almer√≠a.

Aunque las relaciones ya ven√≠an estrech√°ndose en los √ļltimos meses, la visita supon√≠a, al menos para los empresarios espa√Īoles, un paso importante para normalizar los intercambios comerciales. Las exportaciones a Argelia han sufrido un batacazo desde el comienzo de la crisis diplom√°tica. Entre enero y noviembre de 2023, apenas alcanzaron los 278 millones de euros, frente a los 2.900 millones de 2019, antes de que la pandemia y el desencuentro alterasen los registros. Por otro lado, las importaciones ‚ÄĒbasadas sobre todo en la venta de gas‚ÄĒ casi alcanzaron 5.800 millones de euros, frente a los 3.800 millones de 2019, un alza que se explicar√≠a por el brutal aumento del precio de este combustible a ra√≠z de la invasi√≥n rusa de Ucrania.

A pesar del aplazamiento, los empresarios espa√Īoles, sin embargo, conf√≠an en un ‚Äúdesbloqueo progresivo‚ÄĚ antes del Ramad√°n, que comenzar√° el pr√≥ximo 10 de marzo, independientemente de la escenificaci√≥n pol√≠tica. Ser√° para aquellos productos que m√°s necesite Argelia, como ya ha ocurrido con las exportaciones de productos av√≠colas y la carne roja, muy demandados en la ruptura del ayuno, al anochecer, durante el mes sagrado de los musulmanes. ‚ÄúArgelia est√° mandando un mensaje de que las cosas deben hacerse poco a poco, de que se abrir√° una nueva p√°gina, pero que ya no ser√° como antes‚ÄĚ, mantiene Djamal Eddine Bouadallah, presidente del C√≠rculo de Comercio e Industria Hispano-Argelino. ‚ÄúPorque la Argelia de 2019 no es la de 2024. Es un pa√≠s que quiere crecer, desarrollar su industria, y va a poner todos sus medios para ello. Y esto, est√° claro, tiene una incidencia en sus relaciones diplom√°ticas‚ÄĚ, a√Īade. ‚ÄúEn cualquier caso, creo que Argel quiere recuperar el intercambio econ√≥mico, que se debe resolver esa cuesti√≥n, y luego ya se ver√° a nivel pol√≠tico‚ÄĚ.

Otra cuesti√≥n ser√° si Argelia vuelve a colaborar m√°s intensamente en otros √°mbitos como la lucha contra la inmigraci√≥n irregular. A diferencia de lo que ha ocurrido con Marruecos cuando ha tensado sus relaciones con Espa√Īa, Argel no ha usado la inmigraci√≥n como respuesta. De hecho, la llegada irregular de argelinos a costas espa√Īolas ha mantenido una tendencia a la baja. Pero hay una cuesti√≥n que es de suma importancia para el Ministerio del Interior, que Argelia vuelva a aceptar el retorno de sus emigrantes irregulares. Tradicionalmente, el pa√≠s ha aceptado la devoluci√≥n de cientos de argelinos que cada a√Īo eran transportados en ferris que sal√≠an de Alicante y Almer√≠a, unas operaciones que se cancelaron con la crisis y cuyo n√ļmero en 2023 (menos de una veintena) fue anecd√≥tico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Revisión de precios del gas

Por su parte, la exportaci√≥n de gas lleva d√©cadas jugando un papel esencial en la relaci√≥n bilateral entre Espa√Īa y Argelia. Un v√≠nculo que, lejos de menguar, ha cobrado especial relevancia en los √ļltimos a√Īos, a ra√≠z de la crisis energ√©tica. Casi el 30% del gas consumido en 2023 procedi√≥ del pa√≠s norteafricano, el √ļnico productor desde donde llega combustible por tubo: el resto de las importaciones son en buque.

La energ√©tica espa√Īola Naturgy (la antigua Gas Natural Fenosa) y la gasista estatal argelina Sonatrach mantienen desde hace dos d√©cadas un acuerdo de compraventa del gas natural que viaja a trav√©s del Medgaz, que entra a Espa√Īa por la costa almeriense y que, tras el cierre, por decisi√≥n de Argel, del Magreb-Europa, que conectaba ambos pa√≠ses v√≠a Marruecos, es el √ļnico activo entre √Āfrica y la pen√≠nsula Ib√©rica. Ese contrato garantiza el suministro hasta 2030, pero la negociaci√≥n de los precios se hace a√Īo a a√Īo, casi siempre a ejercicio vencido. En octubre del a√Īo pasado, ambas empresas llegaron a un acuerdo para 2022, con una sustancial ‚ÄĒaunque no cuantificada‚ÄĒ revisi√≥n al alza.

Este a√Īo, la negociaci√≥n de precios ‚ÄĒque discurre en paralelo a la relaci√≥n diplom√°tica, aunque las conexiones entre ambas son m√°s que evidentes‚ÄĒ a√ļn no ha concluido. Todo, a pesar de que el periodo de aplicaci√≥n era para 2023, ya concluido. En ese retraso ha influido, adem√°s, el relevo en la jefatura de Sonatrach, con el aterrizaje a principios de octubre Rachid Hachichi al puesto de consejero delegado.

El presidente de Naturgy, Francisco Reyn√©s, viaj√≥ a Argel tres semanas despu√©s para reunirse tanto con Hachichi como con el ministro de Energ√≠a y Minas del pa√≠s magreb√≠, Mohamed Arkab. ‚ÄúHay una voluntad de acercar posiciones, y de encontrar una soluci√≥n pronta y colaborar‚ÄĚ, subrayaban entonces las fuentes consultadas por EL PA√ćS. Casi cuatro meses despu√©s, sin embargo, el acuerdo de precios para el a√Īo pasado y el pr√≥ximo sigue en el aire. La reciente ca√≠da en el precio del gas en los mercados internacionales, sin embargo, invita a pensar en una cierta moderaci√≥n tras varias revisiones al alza.

La relaci√≥n econ√≥mica ‚ÄĒy, muy particularmente, energ√©tica‚ÄĒ entre Argelia y Espa√Īa es de mutua dependencia. El primero tiene pocas alternativas para dar salida a su gas al margen de Italia y de Espa√Īa, dada la escasa capacidad de sus trenes de licuefacci√≥n ‚ÄĒel proceso para pasarlo de estado gaseoso a l√≠quido, para posteriormente transportarlo por barco‚ÄĒ. Por ambos tubos sale el grueso del gas que exporta. Argelia, por su parte, juega un papel esencial para la seguridad energ√©tica de Espa√Īa. Pese a contar con una de las mayores capacidades de regasificaci√≥n de Europa, casi la cuarta parte de las importaciones de gas siguen fluyendo a trav√©s del Megaz. Con un valor a√Īadido: el coste del gas que llega por tubo es, por definici√≥n ‚ÄĒno requiere de ning√ļn procesamiento, m√°s all√° de su inyecci√≥n en el ducto‚ÄĒ, inferior al que viaja por barco. Una ventaja competitiva a la que, a√ļn m√°s desde el cerrojazo, nadie quiere hoy renunciar.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Bouton retour en haut de la page
Fermer