EL PAIS ūüĒĶ Galicia, laboratorio fallido de la nueva pol√≠tica – Shango Media
News-FRONT-ES

EL PAIS ūüĒĶ Galicia, laboratorio fallido de la nueva pol√≠tica

Mayo de 2015. Un Pablo Iglesias en la cresta de la ola abarrota el auditorio principal del Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coru√Īa, con capacidad para 1.500 personas. En plena campa√Īa de las municipales, la cola se extiende fuera casi medio kil√≥metro. Es el tiempo del ‚ÄĚs√≠, se puede‚ÄĚ. Y aunque en la ciudad gallega el protagonismo del movimiento Marea Atl√°ntica, nacido el verano anterior, lo tienen entonces cuadros no vinculados a partidos, distintas voces reconocen que la presencia del l√≠der de Podemos junto a Xulio Ferreiro sirvi√≥ de impulso para que los populares perdieran la alcald√≠a unos d√≠as despu√©s. Esa fortaleza, extendida a los gobiernos locales de Ferrol y Santiago, se reprodujo en las generales de final de a√Īo con los seis esca√Īos de En Marea y en las auton√≥micas de 2016, al convertirse la coalici√≥n izquierdista en primera fuerza de la oposici√≥n con 14 diputados.

Casi nueve a√Īos despu√©s, en un vest√≠bulo del mismo recinto, 200 militantes y simpatizantes entregados reciben un s√°bado a mediod√≠a a Ione Belarra e Irene Montero, dirigentes de Podemos, que acompa√Īan a la aspirante a la presidencia de la Xunta, Isabel Faraldo. El acto imprime algo de fuerza a una campa√Īa modesta y dif√≠cil. Nadie se queda sin poder entrar. A final de diciembre, las bases del partido decidieron presentarse a las elecciones dando la espalda a Sumar. Ninguna encuesta les concede representaci√≥n y la mayor√≠a de sondeos deja tambi√©n en el aire la entrada de la formaci√≥n de Yolanda D√≠az en el Parlamento, que postula en estos comicios a una de sus personas de confianza, Marta Lois. Tras a√Īos de batallas y continuos cambios de marca en auton√≥micas y generales, la organizaci√≥n de la vicepresidenta, reci√©n constituida, hereda ahora un espacio fraccionado, que trata de volver a la pol√≠tica gallega (de la que se qued√≥ fuera en 2020) repitiendo una premisa: los dos esca√Īos en juego en las provincias de A Coru√Īa y Pontevedra son fundamentales para arrebatarle el Gobierno al PP. Fuentes de la plataforma insisten en que estas son ‚Äúlas primeras elecciones‚ÄĚ a las que se presentan.

La pol√≠tica auton√≥mica fue durante casi dos d√©cadas un terreno relativamente estable, con solo tres partidos en el Parlamento y la concatenaci√≥n de mayor√≠as absolutas conservadoras. Como √ļnica alternancia, el bipartido progresista entre 2005 y 2009. La ruptura en dos del BNG en 2012 y la posterior alianza entre Anova ‚ÄĒlos nacionalistas capitaneados por Xos√© Manuel Beiras‚ÄĒ y la Esquerda Unida de D√≠az (AGE) provocaban ese mismo a√Īo un primer terremoto al desbancar al Bloque como fuerza hegem√≥nica a la izquierda del PSOE. A√Īos despu√©s, con Podemos constituido, llegar√≠an las mareas. ‚ÄúLa apuesta de Beiras fue clarividente a la hora de buscar opciones de unidad popular que conectaban tambi√©n con la tradici√≥n del Frente Popular de la II Rep√ļblica‚ÄĚ, reflexiona en un caf√© de Santiago Marti√Īo Noriega, portavoz nacional de Anova y exalcalde de la capital gallega con Compostela Aberta, la expresi√≥n local de las candidaturas de unidad que gobern√≥ la ciudad entre 2015 y 2019.

El antiguo regidor explica algunas de las causas que llevaron a perder la alcald√≠a en los siguientes comicios. ‚Äú√Čramos percibidos como un peligro real de que las cosas cambiasen. Contra nosotros val√≠a todo. Se imputaba todo a la nueva pol√≠tica, √©ramos padres y madres de cualquier problema del pasado y las grandes expectativas acabaron siendo las grandes frustraciones‚ÄĚ, resume. ‚ÄúDesde el Ayuntamiento dejamos nuestra huella con medidas valientes, como la renta social, el modelo tur√≠stico, las pol√≠ticas de dignificaci√≥n de la ciudad o la apuesta por la laicidad. Hoy, el relato de Compostela sigue en las coordenadas de hace siete a√Īos y los que antes lo combat√≠an, ahora lo reivindican‚ÄĚ, defiende. Desde 2023, la alcald√≠a de Santiago est√° en manos del BNG, partido al que Anova, tras 12 a√Īos, devolvi√≥ su apoyo en las generales del pasado julio y al que ha vuelto a respaldar en estas auton√≥micas, escenificando una reconciliaci√≥n muy simb√≥lica. ‚ÄúEntendemos que desde 2020 hay un cierre de ciclo y estamos en otra apuesta para reconfigurar el polo soberanista‚ÄĚ, argumenta sobre el cambio de estrategia y el portazo a Sumar en estos comicios.

‚ÄúEn lo local no hubo distorsi√≥n, la unidad era real‚ÄĚ, se√Īala Noriega sobre Santiago, que contrapone: ‚ÄúEn clave de Estado y gallego se segu√≠a pensando en lo partidista‚ÄĚ. Ant√≥n G√≥mez-Reino, excoordinador de Podemos en la comunidad, fue diputado en el Congreso hasta las elecciones del 23-J, adem√°s de candidato a la presidencia de la Xunta en 2020 bajo la marca Galicia en Com√ļn, que agrupaba a Podemos, Anova y Esquerda Unida. Tras cuatro a√Īos de peleas internas, el espacio pas√≥ de tener m√°s de 270.000 apoyos en 2016 a quedar fuera del Parlamento con poco m√°s de 50.000. En Marea, que se present√≥ escindida, obtuvo en total algo menos de 2.900 votos. Tan solo un a√Īo antes, el grupo liderado por el juez Luis Villares hab√≠a estallado por los aires en el Parlamento y el cabeza de lista y otros tres diputados se pasaron al mixto. ‚ÄúLa ca√≠da se explica por una mezcla de incapacidad para construir una cultura pol√≠tica respetuosa y que supiese hacer de la pluralidad ideol√≥gica y pol√≠tica de En Marea, que era la fotograf√≠a real de la izquierda en Galicia, una s√≠ntesis. En su lugar, se hizo de eso un elemento de constante batalla que nuestros enemigos medi√°ticos supieron proyectar y del que la ciudadan√≠a gallega, finalmente, se separ√≥‚ÄĚ, afirma. ‚ÄúNadie ven√≠a por cargos, pero al final todo el problema eran los cargos‚ÄĚ, sostiene otra voz cercana al movimiento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Elegida junto a G√≥mez-Reino, Alexandra Fern√°ndez fue parlamentaria en el Congreso entre 2016 y 2019. La pol√≠tica abandon√≥ el proyecto, y en las √ļltimas auton√≥micas fue elegida diputada con el BNG. ‚ÄúCertificamos que la izquierda estatal no estaba dispuesta a asumir la realidad plurinacional del Estado, colocar el centro de decisi√≥n en Galicia, y concluimos que reiteraba los errores de la izquierda de siempre‚ÄĚ, critica sobre su antiguo espacio en un discurso ya en clave nacionalista.

‚ÄúExceso de protagonismo‚ÄĚ

Paloma Castro Mart√≠nez, profesora de Ciencia Pol√≠tica de la Universidad de Santiago de Compostela subraya que es el ‚Äúfracaso‚ÄĚ de las nuevas confluencias lo que explica la subida del BNG de los seis a los 19 esca√Īos en 2020. ‚ÄúEl exceso de protagonismo de demasiados l√≠deres incapaces de coordinar la acci√≥n pol√≠tica; ni AGE ni las mareas lograron adquirir una estructura de partido; pero esto, que al principio se vendi√≥ como un valor, mostraba las carencias de coordinaci√≥n de las √©lites. El BNG, por el contrario, reforz√≥ su estructura org√°nica, y puso al frente a una mujer de la UPG [Ana Pont√≥n] con aires y formas de modernidad‚ÄĚ, analiza.

Preguntada por las diferencias entre los votantes del BNG y Sumar, la experta destaca que en Galicia hay voto dual, votantes que eligen siempre la papeleta nacionalista en auton√≥micas y la del PSOE en generales. Con el espacio fragmentado y el Bloque disparado en las encuestas, el reto de la nueva pol√≠tica resulta ahora ingente. ‚ÄúAlgunos de esos votantes duales se han ido a Sumar, y muchos retornar√°n al BNG en las pr√≥ximas auton√≥micas. En elecciones generales, en el BNG se queda el votante identificadamente nacionalista, que no es necesariamente la mayor√≠a en el BNG cuando este saca buenos resultados‚ÄĚ, afirma.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Bouton retour en haut de la page
Fermer