EL PAIS 馃數 El mayor compendio de datos sobre medicina espacial detalla lo que le sucede en sus viajes al cuerpo de los astronautas – Shango Media
General-ES

EL PAIS 馃數 El mayor compendio de datos sobre medicina espacial detalla lo que le sucede en sus viajes al cuerpo de los astronautas

En la d茅cada de 2030 est谩 previsto que se comiencen a construir bases lunares permanentes y en las d茅cadas posteriores es posible que se intente el salto a Marte. Estos grandes proyectos, adem谩s de los de turismo espacial, aumentar谩n el n煤mero de personas que viajen al espacio. Por ese motivo, es importante conocer con precisi贸n los efectos que tienen estos periplos para la salud. Las d茅cadas de exploraci贸n espacial, en particular la gran cantidad de astronautas que han vivido durante meses en la Estaci贸n Espacial Internacional, ha proporcionado mucha informaci贸n sobre lo que le sucede al cuerpo en la 贸rbita terrestre. Hoy, la revista Nature publica el mayor compendio de datos sobre medicina y biolog铆a aeroespacial hasta la fecha. Los autores del trabajo sugieren que la medicina espacial necesita desarrollar sus propias bases de datos, herramientas y protocolos para alcanzar el nivel que tiene la disciplina en la Tierra.

En uno de los art铆culos, se presenta el Paquete de Atlas M茅dico y de 脫micas Espaciales (SOMA). En 茅l se incluyen datos recogidos en proyectos como el estudio que se realiz贸 con los gemelos Kelly, midiendo las diferencias entre el que viaj贸 al espacio y el que permaneci贸 en la Tierra, el proyecto Inspiration4, una excursi贸n de tres d铆as para cuatro astronautas aficionados organizada por Space X, o datos de las misiones de la agencia espacial japonesa (JAXA).

los tel贸meros, que tambi茅n sucede cuando hay una necesidad de reparaci贸n de las c茅lulas, cambios gen茅ticos que favorecen la activaci贸n inmunitaria o repuestas frente al da帽o del ADN.

Christopher Mason, profesor de la Universidad Cornell y uno de los autores de los estudios, cree que la disrupci贸n que se observa en el sistema inmune 鈥渟on parte de la adaptaci贸n al vuelo espacial, a una situaci贸n en la que el cuerpo est谩 sometido a estr茅s, por la microgravedad, por una mayor exposici贸n a la radiaci贸n y a un entorno raro, con cambios de fluido que trastornan el sistema linf谩tico鈥. 鈥淣uestros cuerpos han evolucionado para vivir con gravedad y creemos que estos cambios en el sistema inmune son una adaptaci贸n para un trastorno indeterminado que percibe el organismo鈥, a帽ade.

La buena noticia es que m谩s del 95% de los marcadores alterados durante el vuelo espacial regresaron a los niveles normales en los primeros tres meses tras el regreso a la Tierra. Algunas citoquinas, prote铆nas y genes permanecieron con la activaci贸n propia del vuelo espacial durante m谩s de tres meses y ser谩 necesario estudiar si eso tiene consecuencias negativas. Las mujeres recuperaron los niveles normales de los marcadores estudiados m谩s r谩pido que los hombres.

Otro de los estudios, publicado hoy en Nature Communications, ha identificado un obst谩culo fisiol贸gico para un viaje tan largo como el necesario para llegar a Marte y volver. La mayor parte de los viajes espaciales, como los de los astronautas que orbitan en la Estaci贸n Espacial Internacional (ISS) o los turistas espaciales, permanecen en la 贸rbita baja de la Tierra, donde a煤n est谩n bastante protegidos de la radiaci贸n c贸smica por el campo magn茅tico de nuestro planeta. Solo 24 personas, los estadounidenses que viajaron a la Luna con el programa Apolo entre 1969 y 1972, se vieron expuestos a los rayos sin ese escudo y en ning煤n caso durante m谩s de 12 d铆as.

Aunque en los viajes espaciales se ha detectado p茅rdida de hueso, un debilitamiento del coraz贸n o de la vista y el desarrollo de piedras del ri帽贸n, los astronautas nunca se han expuesto a la hostilidad del espacio profundo durante el largo periodo necesario para ir a Marte y regresar. Un equipo de University College London ha analizado lo que sucede en los ri帽ones cuando se viaja al espacio, acumulando datos de astronautas y haciendo simulaciones de viajes de larga duraci贸n en ratones y ratas.

Los resultados muestran que las condiciones de microgravedad o la radiaci贸n espacial cambian los ri帽ones de humanos y animales. Por un lado, la microgravedad, probablemente, cambia algunas estructuras de estos 贸rganos, algo que cambia la forma en que procesan las sales y facilita la aparici贸n de piedras en el ri帽贸n, un problema asociado al vuelo espacial. Estos cambios se podr铆an acelerar tambi茅n por la exposici贸n a los rayos c贸smicos. Uno de los resultados m谩s alarmantes del equipo de UCL es que, al exponer a ratones al equivalente a dos a帽os y medio de radiaci贸n c贸smica, sus ri帽ones sufrieron da帽os permanentes. 鈥淪i no desarrollamos nuevas formas de proteger los ri帽ones, aunque los astronautas lograsen llegar a Marte, podr铆an necesitar di谩lisis en el camino de vuelta鈥, apunta Keith Siew, primer autor del estudio. 鈥淪abemos que los ri帽ones tardan en mostrar da帽os por radiaci贸n; cuando sean visibles, probablemente ser谩 demasiado tarde para evitar que fallen y podr铆a ser catastr贸fico para la misi贸n鈥, a帽ade.

En los estudios tambi茅n se analizan los efectos del viaje espacial en un posible embarazo, los da帽os en la piel, en la microbiota intestinal o en el funcionamiento del h铆gado. La acumulaci贸n de informaci贸n ser谩 necesaria para dise帽ar los sistemas de protecci贸n o, incluso, los tratamientos farmacol贸gicos que protejan a los astronautas de los riesgos del viaje espacial. Algunos de esos productos, como unas pastillas que permitiesen soportar la radiaci贸n, tendr谩n aplicaci贸n en la Tierra, incrementando, por ejemplo, los m谩rgenes de seguridad de la radioterapia que reciben las personas con c谩ncer.

Puedes seguir a EL PA脥S Salud y Bienestar en Facebook, X e Instagram.

Bouton retour en haut de la page
Fermer