EL PAIS 馃數 Diablada, morenada y llamerada: las danzas folcl贸ricas que dividen a Bolivia y Per煤 – Shango Media
General-ES

EL PAIS 馃數 Diablada, morenada y llamerada: las danzas folcl贸ricas que dividen a Bolivia y Per煤

Bolivia y Per煤, dos pa铆ses que un tiempo vez fueron uno solo, han reavivado una vieja pol茅mica que desata tensiones: la disputa por el origen de la diablada, la morenada y la llamerada, tres danzas folcl贸ricas que se bailan en ambos territorios y que protagonizan festividades masivas de tradici贸n. En el 2014, la Organizaci贸n Bolivia de Defensa y Difusi贸n del Folklore (Obdefolk) puso el grito en el cielo al enterarse de que la Unesco hab铆a aprobado el expediente de postulaci贸n de la Festividad de Virgen de la Candelaria de Puno 鈥攗na regi贸n peruana de la sierra sur que limita con La Paz鈥 para consagrarse como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, cosa que termin贸 sucediendo.

Aquella vez el presidente de Obdefolk, Napole贸n G贸mez, obtuvo una victoria p铆rrica: la Unesco oblig贸 al Gobierno peruano a reconocer que la danza, la m煤sica y los trajes con que se festeja la Candelaria provienen de los pueblos de Bolivia, pero no pudo evitar que dicha festividad fuera investida. El tr谩mite ya estaba enrumbado y solo le qued贸 cuestionar a sus autoridades, pase谩ndose en diversos medios de comunicaci贸n. Diez a帽os despu茅s, emulando al c茅lebre militar franc茅s que lleva por nombre, ha desplegado una estrategia para revertir dicha designaci贸n. En febrero envi贸 una carta a la Unescp en Par铆s, donde solicita la revisi贸n del estatus de la Candelaria como Patrimonio Mundial y a la par ha creado una iniciativa con la aspiraci贸n de convertirse en viral: que este 4 de agosto, en la v铆spera de la Independencia de Bolivia, por lo menos en ciento veinte ciudades dancen en se帽al de protesta y lo difundan en sus redes.

鈥淣o se trata de reunir la mayor cantidad de bailarines, sino la mayor cantidad de ciudades y pa铆ses鈥, se帽alan. Han puesto como requisito que porten banderas bolivianas y carteles con el eslogan: Bolivianos contra el plagio en reclamo a la Unesco. Como m铆nimo deben ser tres parejas y puede ser en espacios abiertos o cerrados. No necesariamente deben ser en simult谩neo. Pero s铆 causar el mayor el ruido posible. En tres meses de haber lanzado la campa帽a aseguran contar con comitivas en poco m谩s de cien ciudades.

Lo curioso del asunto es que Napole贸n G贸mez no acusa directamente a los peruanos sino a los pune帽os, con quienes comparte el lago Titicaca. 鈥淟a situaci贸n nos llega al coraz贸n de cada uno de los bolivianos, porque vemos tanta distorsi贸n, tantos inventos. Los pune帽os le mienten a los hermanos peruanos que son honestos y respetan a Bolivia y, adem谩s, le mienten al mundo鈥, dijo hace poco en una conferencia en Oruro, la regi贸n que se atribuye la concepci贸n de la diablada, la morenada y la llamerada. Esta vez la denuncia de Obdefolk cuenta con el soporte de la Asociaci贸n de Conjuntos Folkl贸ricos de Oruro (ACFO) y los dirigentes de la Festividad del Gran Poder y la Festividad de Chutillos en Potos铆.

鈥淓s hora de que todos los bolivianos asumamos nuestra responsabilidad y hagamos de esto una causa nacional鈥, ha dicho Napole贸n G贸mez, quien espera sumar al Gobierno. Lo cierto es que su carta dirigida a la Unesco ha encontrado eco. En abril recibieron una respuesta firmada por Fumiko Ohinata, secretaria de la Convenci贸n para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, donde sostienen que abordar谩n el tema en la decimonovena sesi贸n del Comit茅 de Intergubernamental que se realizar谩 del 2 al 7 de diciembre en Asunci贸n, Paraguay.

La respuesta peruana no se ha hecho esperar. Eladia Margot De la Riva Valle, vicegobernadora regional de Puno y presidenta del Comit茅 de Salvaguardia de la Festividad Virgen de la Candelaria, indica que no existe ning煤n plagio y que tienen c贸mo defender la autenticidad de las danzas pune帽as. 鈥淟a diablada tiene su origen en Juli, una ciudad a orillas del Titicaca. No existe ninguna apropiaci贸n, y lo vamos a demostrar鈥. Por su parte, el regidor de Puno, Henry Flores Villasante, ha anunciado que en los pr贸ximos d铆as organizar谩n una conferencia de prensa con documentos en mano para sustentarlo. 鈥淪i quieren debatir, vamos a debatir. Estamos en coordinaci贸n con varios historiadores pune帽os para hacerlo. Habr谩 una respuesta contundente. Estamos seguros de lo que defendemos. Al se帽or Napole贸n (G贸mez) le vamos a dar Waterloo鈥, ha prometido con sorna.

Adem谩s, Flores Villasante, quien tambi茅n lidera la directiva que organiza la Candelaria, ha comunicado que est谩n preparando un contragolpe: un oficio a la UNESCO para que el Carnaval de Oruro, declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial en el 2008, pierda su inscripci贸n. 鈥淓l sustento de la ficha t茅cnica est谩 lleno de datos de Puno. C贸mo pueden criticar a la Candelaria si ellos mismos han incurrido en una falta. Nosotros tambi茅n vamos a alcanzarle un documento a la Unesco, alzando nuestra voz de protesta porque ellos debieron ampararse en datos reales. Han utilizado datos de Ludovico Bertonio, misionero de Juli en el Virreinato del Per煤 y de cronistas peruanos como el Inca Garcilaso de la Vega. Debieron ce帽irse a la verdad. Vamos a observar su ficha de candidatura鈥, ha amenazado.

Un antiguo ensayo del periodista boliviano Wilson Garc铆a M茅rida, director del diario digital Sol de Pando, contin煤a siendo un vigente llamado a la cordura sobre este debate hist贸rico. 鈥淓n el territorio andino que atraviesa la frontera republicana entre Bolivia y Per煤 (e incluso Chile), habitan pueblos quechua-aymaras que tienen una misma identidad cultural; sus expresiones religiosas, sus fiestas y sus modos de vida son exactamente las mismas (…) Los pasantes en ambos lados del Titicaca apellidan igual: Quispe, Choque, Mamani, Chambi, Condori鈥; y no es que los peruanos nos robaron a los bolivianos hasta los apellidos. Los mismos colores y sabores, las mismas polleras y los mismos rostros de bronce, id茅nticos ritmos y matices locales son casi imperceptibles鈥. Lo que suceder谩 en los pr贸ximos meses no pinta para ser tan sensato.

Siga toda la informaci贸n de El PA脥S Am茅rica en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Bouton retour en haut de la page
Fermer