DIARIO DE SEVILLA ūüĒĶ Lebrija vibra con Isaac, vecino humilde, h√©roe del Sevilla y orgullo del Antoniano – Shango Media
Football-FRONT-ESFootball-URGENT-ES

DIARIO DE SEVILLA ūüĒĶ Lebrija vibra con Isaac, vecino humilde, h√©roe del Sevilla y orgullo del Antoniano

De pronto, Lebrija asiste ante el televisor a la eclosi√≥n nacional de uno de sus vecinos. Isaac Romero Bernal (Lebrija, 18-05-2000) ha puesto en el mapa al precioso pueblo del Bajo Guadalquivir. Su padre lleg√≥ a jugar con Tom√°s Re√Īones en el Atl√©tico Madrile√Īo, pero las lesiones lo apartaron del f√ļtbol… profesional. La familia de Isaac est√° √≠ntimamente unida al f√ļtbol a trav√©s de ese club que ahora lucha por la permanencia en la Segunda RFEF en el mismo grupo que el Sevilla Atl√©tico y el Betis Deportivo, el Antoniano. De all√≠ tambi√©n sali√≥ Cala.

La resaca en Lebrija fue dulc√≠sima. A ver c√≥mo encaja la fama este zagal de 23 a√Īos que paseaba feliz ayer con su madre por la Plaza de Espa√Īa, el foro social del pueblo. ¬ę¬†Los pies los tiene muy bien puestos en el suelo y la cabeza en su sitio¬†¬Ľ, tranquiliza orgullosa su progenitora, Macarena Bernal, consciente de que hay buena materia prima. En siete partidos con el Sevilla ha marcado cinco goles, pero ninguno lo elev√≥ a la fama como el que hizo imponi√©ndose a Oblak y Koke. Si llega a 15 partidos su cl√°usula sube de 15 a 20 millones de euros.



Su abuelo llegó de Lora del Río a principios de la democracia, cuando se drenó parte de la marisma lebrijana y se repartieron parcelas como terreno cultivable sobre tierra salina, el denominado sector B-12. El sacrificio del labrador y el amor por la tierra los lleva en la sangre. No hizo falta vitamina B12 para la resaca tras la borrachera de elogios y el frenesí de la fama inesperada.

Antonio Alc√≥n era su padrino futbol√≠stico en el Antoniano, en el que hace de todo: es el secretario t√©cnico, el tesorero, y est√° para lo que haga falta. Como Antonio Romero, el padre de Isaac que tuvo que dejar el f√ļtbol por las lesiones, con secuelas en la cadera. ¬ę¬†Con Romero no cuentes porque no va hacerse ninguna foto¬†¬Ľ, dice Macarena Bernal sobre su marido, el ex futbolista y ahora utillero del Antoniano. La madre lleva el ambig√ļ del club que tom√≥ el nombre de Antonio de Nebrija, el autor de la primera gram√°tica castellana en 1492, un par de meses antes del Descubrimiento de Am√©rica.

Descubrimiento el que ha hecho el Sevilla con este alfarero del f√ļtbol. ¬ę¬†Es una familia humilde y encantadora. No tengo miedo de que la fama se le suba a la cabeza. Mi √ļnico miedo es una lesi√≥n. Es muy natural, muy humilde, sigue con su gente aqu√≠¬†¬Ľ, dice Antonio Alc√≥n, que recuerda el calvario que pas√≥ en la temporada 21-22, la segunda en el Sevilla Atl√©tico, cuando a Isaac se le sal√≠a el hombro constantemente y tambi√©n se rompi√≥ el peron√©. Eso retras√≥ su eclosi√≥n en la √©lite. ¬ę¬†Lo quiere todo el mundo, es muy querido, en Lebrija y en el Sevilla, porque ha estado all√≠ luchando con las lesiones, con los fisioterapeutas, con todo el mundo¬†¬Ľ, recuerda Antonio Alc√≥n.

Pas√≥ por los juveniles del C√°diz. Pero no lo vio claro y volvi√≥ a su pueblo, al Antoniano. Mucho antes, siendo un ni√Īo, empez√≥ a despuntar como goleador en el Torneo Calzados Moreno, una competici√≥n para captaci√≥n de infantes futboleros patrocinada por un zapatero lebrijano. Prob√≥ en el Sevilla un par de veces, como benjam√≠n y como alev√≠n. ¬ę¬†Era muy madrero, se iba a las cuatro de la tarde en el autob√ļs y no volv√≠a a Lebrija hasta las diez de la noche y no aguant√≥ eso¬†¬Ľ, rememora Antonio Alc√≥n, que adem√°s de mandam√°s del Antoniano es profesor de secundaria en La Preu, en Heli√≥polis. ¬ę¬†Tienes que verme a m√≠, que soy b√©tico, saltando con sus goles como un sevillista m√°s¬ę¬†, dice socarr√≥n. 

Fue el que recibi√≥ a los responsables de la cantera nervionense, Pablo Blanco, Agust√≠n L√≥pez y Marcos Gallego en junio de 2019 para firmar por el Sevilla, ahora s√≠, cumplidos los 19 a√Īos, tras ascender al Antoniano a Tercera Divisi√≥n a base de goles. ¬ę¬†Est√° hecho un toro. Pero tiene que dosificar, no se frena, va al choque. Cuando vino con el Sevilla Atl√©tico a jugar con el Antoniano lo expulsaron por eso¬†¬Ľ, dice. ¬ę¬†Es muy humilde, pero en el campo se transforma, es un disparate¬†¬Ľ. Isaac, mientras, pasea y reparte sonrisas por Lebrija, como si tal cosa, despu√©s de salir en los telediarios por el partidazo que firm√≥…

Bouton retour en haut de la page
Fermer